Non ti muovere

Non ti muovereTenía nervios, mi primer viaje oficial al extranjero para representar a mi país y no tener el suficiente dominio del idioma de destino. Todo imponía a aquella edad. Y aunque nadie lo notaría ni me haría famosa años después por ello, reconozco que aquel viaje a Turín fue un premio para mí, como lectora y jurado entre varias universidades, el inicio de tantas cosas y las posteriores conexiones y vínculos con ese país, Italia. Os presento Grinzane Cavour. No es ningún antiguo amor, pero casi, si lo defino como extranjero, agradable y que me llena de buenos recuerdos. Hablo de un premio importante para las Letras, es un punto de encuentro donde la literatura y la cultura compiten entre sí, un reconocimiento a escritores internacionales e italianos. La entrega de estos galardones se celebra anualmente en un entorno envidiable, un castillo en la región italiana del Piamonte, de donde coge el nombre dicho premio. Imaginen un entorno así y todo lo grandioso de un lugar de cuento. En aquel año, 2002 -he tenido que tirar forzosamente de Wikipedia-, Margaret Mazzantini, escritora italiana de madre irlandesa, era la ganadora de este citado premio, en el apartado de narrativa. Non ti muovere (“No te muevas”) entraba en la historia Grinzane Cavour. Novela que, dos años más tarde, el director italiano –y marido de la autora- Sergio Castellito llevaría a la gran pantalla con Penélope Cruz como protagonista. El libro, más que recomendado, es la sincera confesión de un hombre a su hija en coma, a través de un diálogo imaginario, a quien implora no morir, no moverse y no abandonar el mundo. Una prostituta sin rumbo, joven y desamparada, con un sugerente nombre, Italia, se cruza mientras tanto en su camino. Sinopsis triste pero bien tratada, y llevándolo a la pantalla, resulta curioso escuchar a Italia, Penélope, interpretando en italiano.

 Rescato una de las frases de la película: “La mia vita è stata tutta così, piena di piccoli segni che mi vengono a cercare”. Non ti muovere, escucha y quédate con los pequeños gestos que conforman las mejores historias. Al igual que Mazzantini, yo también volví a casa con mi premio.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s