Vidas de caimán

Llegamos recién terminado el Día de la Fiesta Nacional, una tarde de sol y mucho calor. La isla era una explosión de banderas, carteles comunistas y pintadas, pero se respiraba un ambiente de efusividad. La Habana nos recibió así, como en un crucigrama de caminos. Así son sus calles, de cifras y letras, que invitan a perderte y, de camino, saborear alguno de los pocos paladares que siguen en pie en auténticas casas coloniales. El fotógrafo Juan Manuel Díaz Burgos, otro apasionado de este territorio, la define así: “Muchos han sido los cantos dedicados a resaltar el espíritu y ser del habanero. Muchas las páginas a resaltar la naturaleza de su cubaneidad. Esa mezcla rica y plural que conforma su personalidad. La Habana, sincretismo de razas, religiones y colores. Donde el grito de mi china se confunde con el de mi negra…”. Aprendimos, sobre todo, que los cubanos prefieren alejarse de los “no” lugares -a muchos no tienen permitido el acceso: hablo de playas, locales, hoteles, incluso taxis- y deciden apropiarse de rincones mágicos de la ciudad. Existe uno más especial que el resto: allí donde todo tiene discusión, donde se ama, se conquista, se sonríe y contagia, se bebe y se canta, se cuentan hazañas del Comandante, se habla de política, de Europa, de América, de la moneda nacional, uno se olvida de todo y se divierte en compañía, no importa quién seas ni el clima. Me refiero a la barra más larga del mundo, el Malecón. Por supuesto, serás turista y la curiosidad e insistencia de las guías te llevarán hasta La Bodeguita de El Medio o el local ya convertido en museo donde Ernest Hemingway pasaba sus ratos, la Floridita, para degustar un buen mojito. En alguna parte del Barrio Chino encontrarás el local de Buenavista Social Club. Porque sí, cuentan con un barrio chino y uno de los cementerios más grandes del mundo. La Habana es más que esto, color, salsa, ron, tabaco y frijoles… Déjate llevar por los ritmos latinos de los Orishas (dioses) o los sonidos de Compay Segundo. Disfruta las noches de Carnaval y los mercados durante el día. Cuba –en palabras de una maestra de Trinidad- “es un caimán dormido que permanece impasible en su Historia, pero que tiene mucho que mostrar”. Nos traemos a la gente que quiso compartir a nuestro lado aquellos días y noches, sus miradas, cariño, historias y esencias, los que consiguen sacarte una sonrisa y robarte palabras en tu idioma, los que hacen un guiño a la Historia, los que viven intensamente y no se resignan pero te piden matrimonio, los que improvisan en lugares como Santa Clara, amigos que miran con complicidad cada vez que observas las fotos, para querer volver siempre. Destino recomendado. Mi visión sobre este país, desde Venus era Mujer.

Si queréis leer más, Yoani Sánchez es cubana, periodista, filóloga y autora de Generación Y. Reside en Cuba y sufre diariamente continuos acosos y censuras por retratar la fiel realidad que se vive en su país. Hoy día es la bloguera más importante y de mayor repercusión de la isla.

CuBa

Anuncios

Un comentario en “Vidas de caimán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s