Permitido fijar carteles

Estar chapado a la antigua. 1. Dícese de quien tiene comportamientos anticuados e ideas conservadoras. 2. Quien sigue apegado a la mentalidad de épocas pasadas. 3. Quien viste con ropas antiguas. Esto es lo que se lee en los foros. Hoy día sobrevivir al estilo “de otra época” es tendencia y modernidad. Nada sorprende ya a nuestros ojos, o eso creemos. Entender de nuevas corrientes nos hace interesantes, lucimos ropa de nuestras abuelas, usamos sus bolsos en perfectas condiciones, no nos importan los dimes y diretes, copiamos peinados y nos teñimos el pelo, nos dejamos observar mientras cruzamos el paso de cebra, giramos la cabeza para mirar y admirar, nos encanta que nos digan qué bien nos ven. Somos actuales. Ya no se lleva la exclusividad, ser novedoso, destacar y tener un plus de diferencia respecto al resto. No importa ser la más guapa o la más fea, el más estiloso o el de peor gusto. Se lleva todo y copiamos, a modo fotocopia.

No me considero adicta a las modas, creo que el estilo se va definiendo un poco con el tiempo y de acuerdo a la personalidad de cada uno, no me dejo influir fácilmente –ni lo intenten- y no sé a veces qué me quiero poner pero sí lo que no me quiero poner. Mi vicio son los bolsos, zapatos y collares. Lanzo ideas. Y entre los medios online que sigo -porque esto de alimentar un blog requiere de una constante documentación- hay uno que me gusta especialmente: The Sartorialist (una llamada de atención, por favor, para que echen un vistazo a este enlace). Empecé a leer no hace mucho sobre Scott Schuman, su creador, un tipo que fotografiaba con pasión a quien pasaba por delante de sus ojos, motivo de inspiración, fuera cual fuera la ciudad o el momento. Así, un día llegó también a Madrid para dar rienda suelta a su objetivo. Ahora su blog es considerado uno de los top 100 más influyentes del mundo dentro del sector moda. Aquí es poco. Me pierdo viendo sus imágenes y estilos -que ya recorren todo el planeta- y me gusta la gente anónima que se pone bajo sus órdenes y permanece impasible a su ritmo frenético. Todos guapos y con saber estar. Yo me fijo en las personas, sobre todo de los lugares que visito, aunque no al punto extremo de Scott, pero me gusta entablar conversación y lo hago fácilmente con cualquiera, no importa la edad, sexo o pretensiones. Sí, a veces, el idioma importa.

Este artículo pretende recoger otra observación sobre algo muy importante: los carteles y la tipografía. Sí, me considero bastante observadora y también adicta a éstos. Mi mirada sube a los áticos de los edificios, al cielo azul de Madrid, pero también a la tipografía de los rótulos de las tiendas, fachadas, carteles, objetos. Información que se acumula en nuestra retina y que recibimos a diario. Ardua tarea quedarse con tantos impactos. Hasta que aparecen estos nuevos locales y negocios que inundan la ciudad, con nombres originales y divertidos, adelante con la imaginación. Todos con un aire retro en su fachada, pero dentro mantienen el rollo clásico, muy “chapado a la moderna” vaya, a través de mobiliario, tarjetas de visita, tapicería y sofisticada decoración, teñida de vintage, pared de papel, la foto del abuelo sobre la televisión junto a la sevillana o una postal de Lavapiés con playa. Hasta el camarero va acorde con la época. Es verdad, yo soy un poco así, una a la que no le gusta demasiado posar ante el objetivo, pero que encuentra la inspiración en este tipo de detalles antiguos y con historia: carteles de chapa, tipografías en botes antiguos, póster y carteles de cine, imanes, rótulos, publicidad, etiquetas desgastadas, anuncios y revistas, peinados, fachadas, carteles comunistas, rusos y polacos, botellas viejas, nombres de plazas, bazares y mercadillos, tejidos, puertas, buzones, muros o señales de tráfico. Casualmente, es un matiz que me gusta de los nuevos países. Fotografías el nuevo idioma plasmado en placas o vestidos, en pancartas o escaparates, en matrículas, cristales o banderolas.

Permítanme seguir fijándome en los carteles.
Responsable: la empresa anunciadora.

lavandería


 

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios en “Permitido fijar carteles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s