Francesco Piccolo

Momentos de insignificante felicidad es la última novela que compré en una librería del centro de Roma. Escrita por Francesco Piccolo, escritor y escenógrafo italiano, me transporta a sus orígenes en el Sur de Italia, exactamente donde pasé un gran año de mi vida.

Francesco Piccolo tiene la capacidad de rescatar aquellos instantes que se nos van de las manos y que suceden casi imperceptiblemente. Me pierdo entre sus páginas, es una lectura fácil y rápida, y me acabo leyendo este libro de bolsillo en dos días. Me siento identificada con esos momentos que describe y que todos alguna vez hemos vivido a solas, da igual dónde, son lugares comunes, momentos de insignificante felicidad que nos gustaría que alguien hubiera grabado a escondidas, y que son el pan de cada día.

¿Existe la felicidad insignificante?

Cuando sales un domingo a correr y te das cuenta, por ejemplo, que una persona ha pasado la noche fuera de casa, por su ropa y su maquillaje, su forma de caminar, porque entra en el primer bar de camino a tomar un cappuccino. Se siente fuera de lugar: pertenece más al día anterior y no tiene nada que ver con el domingo por la mañana, hasta que sale del bar. Se le nota cansada, pálida, confundida, pero con una sutil felicidad que le traspasa la mirada. / Cuando te despiertas en una casa extraña, al principio necesitas un momento de reflexión para comprender dónde estás. Y cuando, rápidamente, te das cuenta de ello. / Cuando terminas de dar un beso y, al despedirte, bajas las escaleras con ese frenesí con el que se bajan las escaleras después de un beso. / Cuando recibes un mensaje más tarde de las 11 de la noche, que significa más de lo que dice realmente. / Cuando te pones la camiseta de la persona con la que duermes. / El sol cuando tienes frío, la cama cuando tienes sueño. / Cuando termina el ruido de la lavadora. / Estrenar ropa nueva. / Cuando dices que te acuerdas de aquel día pero en realidad no te acuerdas. / La poca pertenencia a tu propia casa cuando vuelves de las vacaciones. / Observar atentamente los detalles de los baños de otras casas. / Tener durante mucho tiempo abiertas las botellas de Coca-Cola en el frigorífico, sin llegar a tirarlas ni beberlas. / Los primeros minutos cuando llegas a una fiesta y también los últimos. / Las grandes librerías en las que puedes dar vueltas y vueltas sin que nadie venga a darte un consejo. / Recordar fechas. / No cansarte de ver tus fotos favoritas. / Mantener fija la mirada cuando sabes que alguien te está mirando. / Los planes improvisados. / La sensación que produce despertarse cuando vas a coger ese vuelo tan esperado. / Estar pensando en alguien y encontrártelo al poco tiempo. / Saber que mañana es viernes. / Proponerse hacer limpieza y acabar recolocando lo mismo que tenías. / El hecho incuestionable de que el tren y el avión tarden el mismo tiempo. / No descolgar el teléfono rápidamente. / Retomar amistades. / Comprar un billete. / Las personas que te abrazan cuando no lo esperas…

Cada cual que sea libre de relatar las suyas. Yo ya lo hice.

Francesco Piccolo

Francesco Piccolo, Momenti di trascurabile felicità. Einaudi: Torino, 2010.

Anuncios

11 comentarios en “Francesco Piccolo

  1. ¡Me encanta!
    Tocarle las orejas a un burro./ Los niños que te saludan sin conocerte y te hacen sonreír./ La cama después de desayunar. / Saber que tus mejores amigas vienen a verte en 80 días./ Cuando te dan un besito en el cuello mientras estás fregando los odiosos cacharros./ Los abuelos que se ponen a contarte su vida en la parada de autobús. / Buscar una canción en Spotify y escucharla una y otra vez hasta que la aborreces./ Que llamen espontáneamente al timbre de casa y te hagan una visita./ Ver a tu padre elegir la verdura de su huerto y comerla 10 minutos después./ Escuchar a tu abuela llamarte “Raqueeee” y mandarte “besos sonoros” por el teléfono./ Compartir el gusto de ver pelis raras-cine de autor-extranjeras-alternativas con una persona que te quiere./ Contagiarte con la risa tonta de tu madre, que se ríe porque está feliz de verte./ Ir a comer con los amigos y hablar de cosas extrañas, íntimas,curiosas./ Saber que para tu hermano sigues siendo una “cagona-mocosa”./ Encontrarte un e-mail con fotos de amigas./ Ir directamente a la nevera de tus amigos y servirte./ Que te regalen un cuadernito mini nuevo./ Que te llamen simplemente para saber cómo estás./ Ver a tu pareja preparar una comida especial mientras que estás tumbada con la manta en el sofá leyendo./ Reír hasta llorar./ Conocer a tus compis de trabajo cada vez mejor./ Hacer el gilipollas y que te sigan la corriente (J)./ Tirar tus calcetines sucios imitando un baloncestista antes de entrar a la cama./ Que te caliente los pies helados./ Hacerte la croqueta en la playa./ Comer un pez espada en Setúbal (Portugal)./ Compartir tu cigarro que alguien que te hace reír./ Viajar con buena compañía que no se estresa por nada./ ……

    Ele, podría seguir así horas y horas…. gracias por hacerme pensar en otras cosas. BESOS 🙂

  2. No es mi fuerte pero…colaboremos

    /Encontrar por fín las palabras adecuadas para poder expresarte.
    /Hallar ese objeto perdido cuando ya no lo necesitas, pero que aseguraste encontrar.
    /Escuchar romper una a una en el contenedor de vidrio, las botellas vacias de la última fiesta en casa. /Observar lo curiosos que son los porteros de Madrid. /Darte cuenta de que olvidaste el nombre de la persona que estas besando. /Que eso que dolía se ha convertido finalmente en indiferencia./

  3. ……….trago saliva con un nudo en la garganta porque me identifico en todas y cada unas de las cosa!!!! en qué rincón de la casa gurdas ese libro??? Ho volglia di leggerlo

    Añado otras aunque a lo mejor me repita: que alguien que quieres aparezca cuando más lo necesita / los flechazos correspondidos / las notitas por la mañana / regalos y detalles inesperados / salir a tomar algo y liarte hasta las tantas / los planes entre semana………………

  4. meterte en la cama con sábanas limpias, que tus amigos se casen, que los niños aprendan a leer, estar sola en casa y no tirar de chorboagenda, reirte porque sí, llorar, ver fotos y oler hasta ese momento, recordar exactamente qué hiciste un día de un año hace tanto…
    Tenerte…
    Máxima Elena, Máximas Velascos…

  5. Qué maravilla,Elena,me he hasta emocionado.Leer cosas tan bonitas que te ayudan a conocer más a una persona y a uno mismo/que te traigan la comida a la cama cuando estás enferma/ver una película en la cama/tocar el piano sólo cuando te apetece/la sonrisa y las carcajadas de tus alumnos/bailar en un concierto con tus amigas/ordenar y mirar fotografías/limpiar la casa con música a todo volumen/recibir visitas/hablar con la gente en el mercado/llorar de emoción pensando en la gente que quieres y que sí están o que ya no están/aprender cada día cosas nuevas/que tus amigos te recuerden historias divertidas/viajar a cualquier parte/que te coman a besos/echarte la siesta y curar la resaca durmiendo 10 horas/olores que dejan su huella y recuerdan a una persona o momento mágico/una llamada cuando se espera con ansia/saber que la música sirve como terapia /andar descalzo/reconciliarse tras una discusión/los abrazos sinceros/bañarse un 7 de Enero en el mar/saber que a pesar de los pesares tendrás amigos,tendrás amor,tendrás amigos…

  6. Ay, como me gusta!! … Me uno:
    El olor del café recién hecho por las mañanas/El sonido de la lluvia en los cristales/Bailar como si nadie te estuviera mirando/Reir hasta llorar/Llorar hasta reir/Una buena noticia/Volver a tu ciudad, la que llevas dentro/Los pequeños detalles/Quedarte hipnotizado ante el calor de una hoguera/Recibir una postal/”Quemar viejos leños, leer viejos libros, beber viejos vinos, tener viejos amigos”/Los regalos personalizados/La química entre dos personas … y la física/Un abrazo en el momento adecuado/Que se pare el tiempo/Que la música sirva de narcótico y difumine dolores/Recibir de esa persona las palabras que justo estabas deseando escuchar/Intentarlo…y conseguirlo/Ilusionarse/La piel de gallina/ … “Aquellas pequeñas cosas que nos dejó un tiempo de rosas, en un rincón, en un papel o en un cajón” …

  7. Qué de cosas bonitas aportáis todos… os dejo unas pocas más: calentar la ropa en el radiador y ponérsela; dejarse embobar por la peli ñoña del domingo por la tarde; despertarse a las 6 y darte la vuelta feliz sabiendo que aún queda hora y mediar para levantarte; pegar la nariz a un cristal frío; cerrar los ojos mirando hacia el sol y y luego ver todo lleno de manchas de colores; tomar un capucino y mancharte con leche la nariz; ver cómo crece una planta que has sembrado; que te pongan los calcetines cuando tienes los pies helados y no te apetece nada ir a buscar unos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s