Soñando con Pete Doherty

¿Qué escribías con 16 años? O, mejor, vuelvo a plantear la pregunta: ¿Te gustaba leer y escribir a esa edad? ¿Tenías sueños eróticos?

Ha pasado fugaz por Madrid, en la que ha sido la visita promocional de su libro La caricia desnuda. Carmen Bramly es la nueva sensación de las letras francesas. Y no es de extrañar. A su corta edad ya presume de hacer escrito su primera novela. Esto no sería tan noticiable si ocultamos que la novela en cuestión es de contenido erótico. A pesar del gran revuelo que causó en la escena literaria francesa tras su publicación, un dato es cierto: hoy día ya se traduce a diversos idiomas.

Ahora resulta que nos causa estupor que una niña de 16 años escriba un libro –que podría perfectamente ser su propio diario- que escoge como protagonista a una adolescente cualquiera de su misma edad, que pierde la virginidad y que, además, tiene fantasías eróticas con el mismísimo Pete Doherty. Compositor, músico, actor, modelo, pintor… o, más reconocido, si hablamos del que fuera en su día novio y perdición de Kate Moss

Autobiografía o no, con esta novela nace un nuevo talento de las letras, que se suma a la lista de escritores noveles prodigio que despuntan últimamente en muchos países. Y me gustaría presumir de una hija que escoge esta profesión, siguiendo la tradición familiar, porque ha descubierto bien pronto que su pasión es escribir, y por qué no empezar desde el sexo y las fantasías eróticas.

Quizás un padre más conservador prefiere que su hijo siga empedernido por las redes sociales y videojuegos, por supuesto más constructivos, que no salga de casa porque está chateando, porque es algo más lúdico y menos polémico que sacar a la luz, por ejemplo, aquello que se te pasa por la cabeza y llegar a comercializarlo. Es verdad que pocas cosas causan tanta expectación como oír hablar a una adolescente de sus deseos sexuales, sus inquietudes y fantasías, a través de la inocencia y curiosidad que todos a esa edad hemos experimentado.

Si el problema es que los jóvenes no leen (leemos) lo suficiente o nada, la solución no está en poner fragmentos a medias esparcidos por los vagones del metro ni en escandalizarnos si nuestro hijo se compra esta “polémica” novela. Ojalá invirtiera su dinero, además de en irse de compras y salir por las noches, en leer esta novela, literatura al fin y al cabo. ¿Acaso queremos privarle de un tema tabú o del que no esté ya lo suficientemente informado por otras vías?

He buscando en varias librerías del centro y aún no he podido hacerme con mi ejemplar de La caricia desnuda. Dicen que esta semana sale a la venta en nuestro país, y me incita más por curiosidad que por ganas de leer una gran novela, aunque tenga que retrasar otros libros pendientes, pero después de todo lo que se ha dicho y debatido al respecto quiero volver a ser adolescente. O, quizás, soñar también con Pete Doherty.

La caricia desnuda

Bramly, CarmenLa caricia desnuda. Barcelona: Ediciones B, Grupo Z.

Anuncios

2 comentarios en “Soñando con Pete Doherty

  1. No es algo nuevo, un ejemplo de novela decente, de temática adolescente y escrita a esa edad, es La Biblia de Neón, escrita hace casi 60 años (aunque publicada después de la muerte del autor).
    Lo que es raro es que le den cancha a esta chica y le publiquen la novela, pero bueno, si lo compran las adolescentes, ya son 10 euros que no se lleva Berska.
    Esperemos que no se convierta otro Hype, como el mamarracho de su adorado y poco talentoso Doherty, ya nos contaras 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s