La tienda de las oportunidades

 

Plaza del Campillo del Mundo Nuevo, Lavapiés. Primer sábado de primavera. – ¡Ese vestido no lo vas a vender en tu vida!-, dice él con semblante serio. – Y, ¿por qué no? Es de boutique-, responde ella. Me detengo un poco en los collares que vende este matrimonio para escuchar en qué deriva la discusión y, de paso, participar en ella. En cuanto llegue a casa, escribiré sobre esta peculiar pareja.

Esta mañana he salido pronto a dar un paseo por el Rastro de Madrid, pero el de los sábados, el que mucha gente no conoce y que nada tiene que ver con el revuelo de los domingos. Un sábado como hoy, soleado, es el mejor para escuchar este tipo de conversaciones, detenerte y hablar tranquilamente con los que están sentados fuera y ven pasar el tiempo, mientras hojean el periódico, fuman un cigarrillo y te invitan –con piropo incluido- a entrar en su tienda. Previo aviso: MIRAR Y NO TOCAR.

Retomo la conversación inicial. Este rincón de objetos se encuentra en la parte de abajo de la Plaza del Campillo del Mundo Nuevo, esquina Ronda de Toledo. Tiene a la venta un expositor con todo tipo de artículos variopintos y mobiliario antiguo: un trajecito de pastora, máquinas de coser, espejos dorados, butacas rojas de las películas de Almodóvar, botijos de flores, cubertería, bolsos vintage… lo que normalmente encontramos por esta zona. Y, objetos menos habituales, como la bandera de la Comunidad Económica Europea y el retrato de Franco.

El vestido por el que se ha desatado la disputa luce fuera colgado de un perchero, digno para desfilar en cualquier pasarela de los Goya. Largo, de color rosa palo y con un tejido de gasa fino y de encaje en el pecho, a simple vista parece impecable. Intento convencer al señor, que me mira un poco distante, de que cualquier cosa tiene cabida para vender en su negocio, con la aprobación de la mujer de fondo, aunque sin afán de encender más la polémica. De hecho, está bien conservado y puede ser una buena compra, que daría mucho juego en alguna fiesta, para un disfraz o para esa ocasión que requiere vestir un poco más elegante.

Adoro los mercadillos y formar parte de las conversaciones de los mayores. El resultado es siempre el mismo: mejor guardar silencio y no continuar, es siempre difícil hacerles cambiar de opinión.

¡Buen sábado!

Ropa vintage

 

Anuncios

Un comentario en “La tienda de las oportunidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s