Vacanze romane

Como Gregory Peck e Audrey Hepburn recorriendo Roma en Vespa en 1953. Ésta es la imagen que representa este post.

Abres la ventana y, al otro lado, huele a vacaciones. Definido descanso total o el receso de una actividad, suena hasta más serio, pero se esperan con la misma intensidad. El verano está a la vuelta de la esquina, pero queremos adelantarlo. El color y calor de la primavera despierta los sentidos, y no es para menos; ahora es cuando todo se replantea desde otro punto de vista.

Esas noches de terraza junto a tus amigos, hablando de recuerdos y vacaciones y haciendo planes futuros, son situaciones habituales pero que no por ello caen en la monotonía. Las ventanas se quedan abiertas y nos llegan conversaciones de lo más dispares, que bien merecerían formar parte de un guión. Seguramente más de una nos hace volar a una escena similar y de ahí revivimos y recordamos.

La gente está más cariñosa y ociosa en esta época y, por tanto, se vive más la vida social, tanto online como offline. La gente comparte, desconecta y hace proyectos (al menos mentalmente) a corto y largo plazo. Se vuelve algo más solidaria,  tal vez menos seria, seguramente más simpática y fácil de tratar. Ocurre también en la empresa o en cualquier otro lugar de trabajo. El humor y color también cambian; el ambiente se renueva y visualmente mostramos nuevos colores y estampados. Sacamos fuera lo del año pasado, que huele también a verano, y rescatamos bolsos con restos del último viaje.

Como cuando esperabas un año entero pensando en el final del curso, en regresar a tu lugar de veraneo habitual y reunirte con tu grupo de amigos. Por fin llegaba la noche de cerrar la maleta y emprender ese viaje, también interior, con la sonrisa en la boca… así me siento un poco hoy.

Vacanze Romane

Anuncios

Un comentario en “Vacanze romane

  1. Gegory Peck preparó una broma a Audrey Hepburn en la escena de La boca de la verdad. La leyenda sobre este monumento (y que se explica en la película) cuenta que quien miente pierde la mano al introducirla en la boca. Así, Peck, sin previo aviso a la actriz, mete la mano y la esconde por debajo de su manga. Esto provoca el susto real de Hepburn. Wyler no dudó un momento en meter la escena de la broma en la película al ver la reacción de Hepburn.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s