De dioses y hombres

Me impongo el reto de escribir una entrada en mi blog desde un teclado en hebreo en una vieja casa en el centro de Jerusalem, a las 20:50 de una tarde de agosto, sintiendo música popular de fondo y mientras Iko, al que parece que conozco desde siempre, me cuenta en un perfecto inglés cómo ha sido su día en la oficina, a la vez que intento entender la conversación de unos hombres que visten trajes oscuros y sombreros negros. Llegar a Oriente Medio ha sido hallar la expresividad y cercanía de la gente de estos lugares, su apasionante cultura, belleza, sonrisa y amabilidad. Algo que me faltará tanto cuando regrese a Madrid.

Un ecléctico verano al mejor estilo de improvisación, con pocos medios al alcance, sin tiempos marcados y fuera de las guías, que me ha puesto a hacer las maletas tres veces, pisar seis aeropuertos, cuatro estaciones y empaparme de tanto Mediterráneo. Entre medias, conozco y dejo a mucha gente, personas que me aportaron el colorido que se busca y necesita de cada viaje, guiada siempre por el gusto de descubrir la lengua de destino.

Si dispones todavía de un poco de tiempo para desconectar y variar de contexto, hazlo y toma nota de los que te rodean.

Jerusalem, 24 de agosto de 2011.

Hamsa

Anuncios

3 comentarios en “De dioses y hombres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s