P I C C A D I L L Y

Artistas de cante, guitarra y baile forman el ritual étnico que aprecio tanto de mi barrio. Una práctica habitual que a mediodía, por las tardes y las noches, ofrece la popular Plaza de Cascorro. El rincón del arte escogido es el Piccadilly, un local de apuestas del barrio, donde se dan cita al juego de utilizar los palos flamencos.

Se producen encuentros de “artistas” anónimos, normalmente solo presencia masculina, guetos y clanes familiares que buscan una salida a la rutina diaria, las preocupaciones y cansancio a través del cante. Ellos afinan guitarras que no suenan, improvisan textos, sienten y experimentan la locura del flamenco. Viven y sobreviven gracias a este arte. Tocan las palmas, ríen y cantan, te observan y consiguen rescatarte una sonrisa.

A mí, y a muchos otros, nos cautivan y nos transmiten ese estado de gracia, acompasado por las voces masculinas y algún taconeo y piropo caló del todo desgarrador. Ellas observan desde la barrera y admiran a sus maridos, hermanos y padres.

El acceso no es restringido. El rincón del arte se llama Piccadilly. Acércate y vívelo en riguroso directo. Es de una belleza espectacular y merece la pena.

gitanos

Anuncios

Un comentario en “P I C C A D I L L Y

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s