U R B A N Mag…

… es un trozo de cultura urbana que “vive en las paredes de tu cuarto y los muros de la calle. Cada edición versará sobre dos temas que se superponen y nos invitan a la reflexión y la imaginación”.

1,6 metros de tela. ¿Nunca te has parado a pensar en el poder evocador que emanan los jeans? A algunos les recuerdan vivencias de una noche que florecen de día; a otros les transmiten el olor a la hierba mojada donde compartieron juntos el primer helado o, por qué no, el humo del mejor concierto de sus vidas. A veces narran sólo restos de una fiesta o son silencios bajo la lluvia que saben a despedida. Representan un vacío a la vuelta de vacaciones, nos dejan en estaciones y nos reciben en aeropuertos. Una exaltación contenida cuando te los llevas de la tienda y una sensación de abandono cuando los devuelves al punto de venta. En ocasiones nos resultan lejanos por el olor a nuevo; o personales cuando huelen al suavizante de la ropa recién tendida. Quizás, de aquellos viajes, sólo quedan restos simbólicos de una noche fuera de casa o de arena fina pegada del último paseo por la playa. Pero, como todo lo bueno, nos gusta que nos acompañen allá donde vamos. Los jeans, esa “indumentaria informal”, son básicamente recuerdos. Un mito para la mayoría, ahí donde se encierra la esencia de cada uno de nosotros/ ELENA VELASCO.

Urban MAG by SPF

Sigue la leyenda del denim en SPF Urban Mag
1ª edición: MITOS Y CREENCIAS, septiembre 2011
((Hasta fin de existencias))

Anuncios

Un comentario en “U R B A N Mag…

  1. Incluso el mismísimo David Bowie le dedicó una canción a sus jeans, una que se titula Blue Jean…

    Por mi parte prefiero el nombre de “vaqueros”, porque me parece más bucólico, más de campo. Cuando nos sentamos en un verde cualquiera las filas de hormigas nos corretean por los vaqueros como si aquello fuese una recién estrenada autovía. ¿Quién no se ha limpiado las manos en sus propios vaqueros y acto seguido ha cogido algo valioso? ¿Quién no ha agarrado por la cintura a ese alguien deseado y ha acabado con la mano metida en el bolsillo trasero de su vaquero?
    Si los vaqueros hablaran tal vez nos dedicarían canciones.

    J.S.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s