Cuando el nombre marca la diferencia

CHARLES CHAPLIN decía que el verdadero significado de las cosas se encuentra en decir lo mismo con otras palabras. Imagina irte de un bar sin saber su nombre, olvidar aquel lugar mágico donde pasaste tu verano, perderte sin mapa, la mejor cerveza del mundo, el título de la canción que no deja de sonar, aquella célebre película o la ocasión de memorizarte en su teléfono móvil. Que te confundan con otra persona, no te llamen por teléfono, no te personalicen un beso o nadie salga a recibirte en la sala de espera.

Inmersa en el libro de Fernando Beltrán, El nombre de las cosas, y revelada mi fascinación por esta disciplina de nombrar lo existente, me detengo en el apartado “nombres que enamoran” y, con la ayuda de amigos y compañeros de trabajo con los que vivo y convivo diariamente, daremos forma a este post compartiendo entre todos un poco para ser (algo) más felices.

MínimaElena

La idea nace de una pregunta: ¿Qué palabra te enamora, por encima de otras, y por qué motivo? Me lanzo a la piscina:

  1. LUNAR. “Encuentro fascinación y sensualidad en esta palabra. Me remite a luna, un terreno misterioso por explorar. Y así son muchos los lunares que nos fascinan en una persona: llenos, seductores o no visibles al público. Seguida a ésta, vendría TIQUISMIQUIS, que suena a ridículamente cortés”. (E. Velasco)
  2. PANOLI. “Un insulto leve y refinado. Suena bien. Además, una de sus acepciones es “especie de bollo”, muy acertada también para algunas personas”. (Y. Bolívar)
  3. CERO. “Porque es perfecto. Porque sin él no existe nada o todo lo demás. Porque como decía Lèvi-Strauss, el gran antropólogo, no se puede definir a una mujer si no hay delante un hombre. No se puede definir algo si no es contraponiéndolo con su contrario. El cero es inquietante y ocupa un posición central en las matemáticas. El cero es el punto de partida, la posición desde la que uno empieza con la intención de hacer las cosas mejor”. (L. Zaragoza).
  4. AMOR . “Soy una romántica…” (S. Úbeda)
  5. ALBARICOQUE. “Tiene ritmo y musicalidad. De siempre me ha gustado esta palabra”. (Mena)
  6. ALBEDRÍO. “Me gusta su significado y su sonoridad cuando se pronuncia”. (V.Velasco)
  7. LIBERTAD. “Sensación de bienestar, de hacer lo que quiero cuando quiero”. (V. Bodelón)
  8. TRAVIESA. “Suena muy bien y te permite hacer juegos con su significado”. (Chus)
  9. L’ENVELOPE. “Significa “sobre” en francés. Me parece muy bonita gráficamente, con tantas curvas y letras redondas. Siempre he pensado que tiene un punto sorpresa, porque nunca sabes qué puedes encontrar dentro de un sobre”. (S. Casaus)
  10. PASIÓN. “Semánticamente es lo que hace que me mueva y entusiasme por las cosas; fonéticamente tiene una ese y una ene, siempre sensuales, y la contundencia de toda palabra aguda; y, sintácticamente, es capaz de construir las más bellas composiciones”. (P. Medina)
  11. ÍNTIMO. “Por su significado etimológico”. (A. Norniella)
  12. EMOCIÓN. “La emoción es mucho más que un sentimiento. Es una tendencia o respuesta a actuar ante cualquier circunstancia de la vida, un mecanismo-resorte-termómetro de nuestra alma que poseemos para actuar en cada instante”. (M. Jiménez)
  13. RESPETO. “No es la sonoridad, desde luego. Más que la forma, me interesa el fondo. Sobre esta palabra se asienta la base fundamental de otras palabras como amor, amistad, cariño, convivencia, paz o confianza”. (J. Alejandre)
  14. MELANCOLÍA. “Porque suena bien, es melódica y por su significado: tristeza, nostalgia, añoranza, pena”. (R. García)
  15. MANDARINA. “Suena a infantil, pero desde su lado más ingenuo. Es divertida y pequeña. Me encanta su sonoridad”. (E. Blasco)
  16. “No me enamora una palabra, me enamora alguien con el don de la palabra, paciencia, pasión, inteligencia, empatía, humildad, respeto por el prójimo y Joie de Vivre”. (I. Flor)
  17. ALCACHOFA. “Reminiscencias morunas, una “che” que debería reintegrarse en el abecedario. Ummm…”. (M. Arrieta)
  18. FOFINHA. “Es una palabra portuguesa. Algo como abrazar a un bebé o morder un panecito. Me transmite ternura”. (M. Martínez)
  19. CARIÑO. “Me gusta utilizada en un contexto determinado. La coletilla “cariño” en las parejas no me atrae, pero sí en el uso de una madre a su hijo, así como en la expresión “dar cariño”. También me quedo con BOLBORETA, que significa “mariposa” en gallego”. (C. López)
  20. INMARCESIBLE. “Para mí, la palabra más bonita del castellano”. (Aurora Domínguez)

La nota común es que nos gustan las palabras que, incluso sin relación semántica con aquello que definen, evocan recuerdos, sensaciones, placeres o absoluta carcajada. Una lectura sencilla y evocadora, que aconsejo a todos y a cada uno si os estimula este arte de nombrar y ser nombrados. Gracias a ellas y ellos.

MínimaElena

Anuncios

Un comentario en “Cuando el nombre marca la diferencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s